[TFM] Qué es un Trabajo de Fin de Máster (o Tesis de Fin de Máster)

El mundo de los trabajos académicos a veces es difícil de entender, lo sabemos.

TFG, TFM, tesis, tesina… ¿no son lo mismo? 🤔

Si te encuentras terminando tus estudios de posgrado, como por ejemplo un máster, probablemente te cruces con esas primeras siglas.

Pero ¿qué es un TFM? ¿Qué significan estas letras?

El TFM es nada más y nada menos que ese trabajo que te permitirá acceder al tan ansiado título de posgrado que estás buscando.

Poca cosa, ¿eh?

Antes de que te agobies pensando en qué están esperando tus evaluadores y tutores de ti, decidimos compartirte este artículo en que te contamos:

  • Qué es un TFM y qué particularidades tiene.
  • Cómo se diferencia del TFG.
  • Por qué es importante un TFM.
  • Qué necesitas para hacer el tuyo.

Con esto, no hay dudas de que podrás ponerte a trabajar ahora mismo para crear el proyecto más importante de tu carrera.

¡Allá vamos!



 

👉 TFM: significado y particularidades

Para entender bien qué significa TFM, vamos con una definición sencilla:

El Trabajo de Fin de Máster o Tesis de Fin de Máster es un requisito imprescindible para obtener un masterado o un título de posgrado.

Es un proyecto que se caracteriza por ser:

  • Original.
  • Por lo general, individual.
  • Orientado a la investigación.

También es posible que el trabajo escrito tenga un componente práctico relacionado con la carrera que has cursado.

 

✅ Diferencia entre TFG y TFM

Ya dijimos lo que es un TFM, pero ¿en qué se diferencia de un TFG?

En este artículo te contamos en detalle qué es un TFG, pero lo que nos interesa ahora mismo son las diferencias entre el “Trabajo de Fin de Grado” y el “Trabajo de Fin de Máster”.

En esencia, ambos son trabajos de investigación.



La mayor diferencia radica en:

  • El nivel de profundidad: el TFM es un trabajo de profundización sobre un tema, ya no es un primer trabajo de investigación superficial como lo es, casi siempre, el TFG o una tesina.
  • El enfoque: el TFM se enfoca más en la práctica profesional posterior, explicando resoluciones de casos, desarrollando métodos innovadores, etc.
  • La especialización: los estudios de máster o posgrados ahondan en un campo concreto, y es por eso que las materias cursadas son mucho más específicas que las que se ven en un curso de grado (que suelen ser más generales). Es por eso que el TFM suele ser mucho más específico que un TFG.
  • Extensión: mientras que el TFG no pasa de las 50 páginas (por lo general), lo normal para un TFM es que tenga más de 60 páginas, ¡incluso más de 100! La extensión exacta dependerá de la institución educativa en particular.

Teniendo en cuenta estas diferencias, debes recordar que ambos trabajos tienen más o menos las mismas partes, solo que desarrolladas con una profundidad mucho mayor en el caso del TFM.

 

👉 ¿Por qué es un TFM tan importante?

Dejando de lado lo obvio (que es importante para que puedas obtener tu título de máster), un TFM se caracteriza por ser un instrumento de evaluación valiosísimo para tu institución.

La función del TFM es asegurar que tú, como estudiante, cumples con todas las habilidades, manejo de información y calidad que se espera de un egresado de un programa de posgrado.

Es por eso que tus evaluadores utilizarán el TFM para constatar que:

  • Cuentas con conocimientos avanzados que puedes desarrollar en el contexto de un trabajo de investigación.
  • Sabes aplicar los conocimientos vistos durante el programa de estudios.
  • Puedes fundamentar acabadamente todos tus argumentos utilizando las herramientas aprendidas.

Todo esto se refleja en el trabajo escrito y, cuando la institución educativa lo requiera, también a través de una exposición de defensa del trabajo.

Esta defensa suele ser pública y frente a un tribunal evaluador especialmente seleccionado por tener conocimientos específicos del área que has desarrollado en tu TFM.

tfm trabajo de fin de master

 

👉 Qué necesitas para un buen TFM

Ya sabes que el TFM es un trabajo que requerirá que demuestres todas las habilidades que has aprendido durante el máster… pero ¿cómo lograrlo?

Un proyecto como el TFM requiere una muy buena planificación para poder lograrlo con éxito.

Lo ideal es que diseñes un calendario con fechas y plazos precisos que vayas cumpliendo de a poco (¡pero a rajatabla!)



En esencia, estas son las etapas que debes contemplar:

 

✅ 1. Fase previa

Una de las claves fundamentales de lograr un buen TFM es elegir un buen tema a desarrollar.

Recuerda que se trata del trabajo que te permitirá acceder a un título de posgrado, ¡no es cualquier trabajo!

Esto quiere decir que debes seleccionar un tema que te represente y que te interese lo suficiente como para volcarte de lleno a investigarlo.

Además, debes establecer claramente los objetivos que tienes con este trabajo para poder orientar la siguiente fase, que es la de documentación.

 

✅ 2. Fase de documentación

Una vez tengas clara la idea que quieres desarrollar y el objetivo final de tu TFM, lo que debes hacer es documentarte lo más que puedas.

Esta es la fase que te llevará más tiempo, porque se supone que el aspirante a un título de máster tiene que argumentar de forma completa cada uno de los puntos que toque en el trabajo.

Eso sí, recuerda anotar todas y cada una de las fuentes que consultes, porque tendrás que citarlas correctamente para evitar conflictos de plagio.

 

✅ 3. Fase de desarrollo y resultados

Aquí por fin pasarás a plantear el problema, cómo has trabajado y los resultados que has obtenido.

Puedes hacerlo de distintas formas:

  • Como un proyecto de investigación que después propondrás estudiar como parte de una tesis doctoral. Consta normalmente de entre 60 y 100 páginas, dependiendo de la institución. Lo que se espera es que proveas la estructura y los contenidos de la investigación que esperas desarrollar, definiendo los conceptos principales que serán la base.
  • Como un trabajo de investigación que profundiza sobre alguno de los temas que has desarrollado en el máster. Es parecido a una tesis, pero con más complejidad (también de unas 60 a 100 páginas).
  • Como un artículo de revista científica, cuyo formato dependerá enteramente de la institución en la que estés cursando.

En esta parte también irán tus conclusiones, de forma coherente y bien argumentada.

Normalmente, no pasan de las 3 páginas, ya que se trata de responder sencillamente a las preguntas que has planteado al inicio.

 

✅ 4. Fase final

Tras haber terminado la parte más larga, toca hacer la introducción y las referencias.

Tómate un tiempo extra al final del trabajo para hacer la introducción, ya que en ella deberás hacer un resumen preciso de tu investigación, los objetivos y la estructura del trabajo.

También dedica un tiempo prudencial a trabajar las referencias.

 

👉 ¿Preparado para hacer tu TFM?

Si es momento de enfrentarte al Trabajo de Fin de Máster, ¡no esperes más!

El mejor consejo que podemos darte es que te des el tiempo necesario para hacerlo, porque tus evaluadores esperarán que des tu 100% en este trabajo.

Por supuesto, podemos echarte una mano para poder hacer un TFM de primera calidad.

Y si tienes alguna duda, ¡déjala en los comentarios! 😉

Artículo elaborado por el Dr. Armando Gutiérrez Rosas, Director General de Grupo Jagus International.



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *